Intercambio político entre humanistas latinoamericanos: Lorena Casco candidata en Uruguay

El Viernes 12 en la casa distrital del diputado del Frente Amplio chileno, Tomás Hirsch, se sostuvo un interesante intercambio con la candidata al parlamento uruguayo, la humanista que se presenta dentro del conglomerado Unidad Popular, Lorena Casco.

Las elecciones en Uruguay tendrán lugar el próximo 30 de octubre y la militante de visita en Chile aspira a lograr un sillón parlamentario recogiendo sobretodo votación en Montevideo y Canelones. Se estima que si alcanza una votación de alrededor del uno por ciento nacional, equivalente a unos 20.000 sufragios, podría ser electa.

Por ello, la experiencia de la diputación de Tomás Hirsch, del proyecto que se lleva adelante, así como de las funciones que desempeñan los miembros de su equipo más cercano, fueron de sumo interés para ella.

Bastó poco para que entre todos se pusieran a intercambiar sobre el estilo de llevar adelante las campañas electorales de los miembros del Partido Humanista, que independientemente del país donde se desarrollen, tienen una impronta característica.

Se conversó sobre programas de radio, mensajes difundidos por redes sociales, actividades callejeras de contacto directo con la gente, volantes, pegatinas de afiches, tratando de instalar las propuestas. Pero sobretodo se intercambió sobre la necesidad del conocimiento que la población tenga de la candidata, de buscar romper umbrales para llegar más allá del medio inmediato, de los relevadores que se vayan sumando a la campaña fruto de las visitas a sus casas y poder lograr algunos efectos mediáticos capaces de transmitir lo central del mensaje humanista.

La emoción de las contiendas electorales, del voto mismo, fue entusiasmando a los presentes hasta el punto que la vocación por estas gestas se fue expresando y hacia el final de la noche la mayoría de los presentes revisaba sus agendas buscando las posibilidades de tiempo libre para ir hasta Uruguay a dar una mano en la etapa final de campaña.

Spread the love