Timbúes, auge industrial y turístico

Timbúes registró un aumento de población del 74% desde las radicaciones empresarias de 2004

Esta localidad, ubicada sobre la ruta 11, a 30 kilómetros al norte de Rosario, apenas pasando San Lorenzo y Puerto Gral. San Martín integra el Cordón Industrial que cubre la margen del río Paraná. Sus recursos naturales comienzan a ser explotados con fines turísticos y el reciente empuje de la agroindustria cambió la dinámica de este centro urbano cuya población creció un 74 por ciento en los últimos tres años.

Las necesidades educativas del pueblo están cubiertas por la escuela inicial —que tiene 700 alumnos—, otra de nivel medio y jardines de infantes y maternal y, en breve, se proyecta construir otra primaria con fondos de una de las nuevas empresas instaladas.

Edificio recuperado
En la escuela de oficios, que funciona en un edificio histórico recientemente recuperado que alguna vez fue salón de baile, la comuna enseña carpintería industrial y soldadura.

En el pueblo también se dictan las carreras de perito clasificador de granos, tecnicatura en agroindustria de la alimentación y otras a distancia desde la biblioteca del Club Sarmiento, mientras que en la Casa de la Cultura se cursan diversos talleres a los que asisten más de mil chicos.

“Pasamos de ser una comuna que cortaba yuyos y recolectaba basura a llevar adelante seis escuelas diferentes. Además, somos el único pueblo que vamos a poder planear el crecimiento urbanístico y tenemos un Plan Director para transformarnos en ciudad”, remarcaron las autoridades comunales.

La vida social y deportiva gira entorno de los clubes Sarmiento y Timbuense y otras instituciones de servicio locales son las cooperativas de agua y agropecuaria y un moderno Samco que cuenta con guardia las 24 horas, tres ambulancias y atención de varias especialidades. Recientemente se inauguró en el pueblo una línea de ómnibus que recorre la zona portuaria, la ribera y el centro.

Dos emprendedores
La historia formal del pueblo de Timbúes comienza en 1868 cuando Camilo Aldao y José María Cullen adquieren las tierras y crean la, por entonces, colonia Jesús María.

Aún hoy, cerca de la desembocadura del Carcarañá, se hallan fácilmente fragmentos de cerámica provenientes de la alfarería y hasta restos humanos de los aborígenes chaná timbúes, que habitaban la zona siglos antes de la llegada de los conquistadores españoles.

Darwin y Urquiza
Estos parajes también convocaron, por 1830, al naturalista inglés Charles Darwin, quien hizo un alto a orillas del Paraná para identificar restos fósiles y realizar observaciones sobre la geografía, fauna y flora del lugar.

Algunas décadas después, el lugar sirvió de asentamiento para el Ejército Grande de Justo José de Urquiza, mientras ultimaba detalles de una marcha hacia Buenos Aires para enfrentar y vencer a Rosas en la batalla de Caseros.

Madre de colonias
Varios de los inmigrantes que poblaron la hoy localidad de Timbúes adquirieron otras tierras para colonizarlas, tal el caso de Pedro Serodino o Luis Palacios, fundadores de las localidades homónimas y Domingo Borghi, luego rebautizada como Fray Luis Beltrán.

El Ferrocarril Belgrano en 1892 incluyó la construcción de una estación denominada Timbúes, nombre que de a poco se fue imponiendo a la antigua denominación de Colonia Jesús María hasta oficializarse como nombre en 1974.

La fiesta patronal de Timbúes se celebra cada 16 de julio en honor a Nuestra Señora Del Carmen. Otras celebraciones religiosas son las de la Madonna della Libera, el 7 de mayo y la de la Virgen de Bisaccia, el 15 del mismo mes.

Cambio de vida
La vida tranquila del siglo XX, con una población que contaba con sólo 1.200 habitantes cambió radicalmente en 2004.

La rápida variante de ritmo fue cuando se anunció la instalación de diversas empresas y, más recientemente, al iniciarse las obras de la Central Termoeléctrica General San Martín.

Industria sin chimenea
El patrimonio histórico y la explotación de las bellezas naturales que aporta el río Carcarañá integran un proyecto comunal para brindar una interesante oferta turística.

A la izquierda de la ruta 11 y antes del puente sobre el Carcarañá, está el camping comunal El Indio, donde se puede pasar el día. Siguiendo el camino y pasando bajo la autopista a Santa Fe está Villa El Descanso con sus residencias de fin de semana y cuidadas parquizaciones.

La oferta se completa con complejos de cabañas que aportan al visitante todo tipo de servicios para vacacionar en cualquier época del año y están en pleno desarrollo otros dos. El florecimiento turístico será acompañado con la promoción, por parte de la comuna, de industrias artesanales.

En toda la zona abundan pájaros y aves autóctonas y es considerada área protegida, por lo que no se permite la caza.

Planificación
Timbúes es una de las pocas localidades que planificó sus avances y organizar su crecimiento industrial y urbano con un proyecto de zonificación. Sobre el Paraná y el Coronda está la zona de puerto e industrias pesadas, en las márgenes de la ruta 11 el casco urbano y sobre el Carcarañá, en una franja de 500 metros y en el resto de la ribera, los barrios residenciales.

La planta industrial más cercana está a cuatro kilómetros del pueblo y está previsto por ordenanza comunal el desvío del tránsito pesado de la ruta 11. El proyecto unirá la traza del Plan Circunvalar con un camino periférico, hoy de ripio, que pasa por la zona portuaria y terminará en la ruta 51, que une Gaboto con Maciel. A esta obra se sumará la doble traza de la ruta 11.

Calado de 40 pies
El puerto de Timbúes, recientemente construido, está en la convergencia de los ríos Coronda y Paraná y tiene un calado natural mínimo de 40 pies. En él se radicó la firma Noble Argentina sobre un terreno de 200 hectáreas e instaló 10 silos con una capacidad de 120.000 toneladas.

El ambicioso proyecto continuó con la ampliación de la capacidad de almacenamiento, la construcción de los acopios de fertilizantes de las firmas Raiser y Ponal Group, de capitales nacionales, y la instalación de la empresa Dreyfus, cuyo puerto cerealero demandó una inversión superior a los 100 millones de pesos.

La obra dio trabajo a mil operarios de la zona, varios de los cuales luego ingresaron a la planta como personal permanente. “Nunca en la historia de este pueblo se vio semejante movimiento”, afirmó el secretario de Obras Públicas, Nicolás Lucero.

Las multinacionales hicieron obras de mejorado en los accesos al puerto y pagan Derecho de Registro e Inspección (Drei) que representa el 80% de la recaudación comunal.

Mil empleos
Otro emprendimiento que generó unos mil empleos, es la Central Termoeléctrica General San Martín, la que ademas generará otros 400 puestos de trabajo. El el lugar, al efectuar excavaciones, se descubrieron restos de un asentamiento aborigen que es estudiado por paleontólogos.

Recuerdos
“Antes era un pueblo tranquilo y campechano”, dice “Tero” Dadamo, quien lleva en Timbúes 62 años y desciende de los primeros colonizadores. “Ahora hay gente nueva de otras provincias y trajeron sus costumbres y cultura.

Teníamos lugares muy hermosos, donde funciona Dreyfus estaba la casa de Copelo, con balcón al río. Fue la primera de la colonia y figuraba en las cartas de navegación como referencia”.

“En el antiguo salón de baile, los clubes trajeron figuras como Francisco Canaro, Osvaldo Pugliese, Alberto Castillo y Alfredo De Angelis. Luego fue comprada para instalar una metalúrgica y perdió todo su esplendor. Ahora se la recuperó y es patrimonio del pueblo”, recordó Dadamo.

“Hoy la gente se reúne a la tardecita a comer la picadita en el Viejo Bar o al mediodía a tomar café y jugar a las cartas en el salón del club Sarmiento”, remarcó. Para Dadamo, la plaza del pueblo es “la mejor de la provincia por su gran variedad de árboles; uno de ellos es un retoño del pino histórico de San Lorenzo”.

Fuente: Delcia Karamoschon / La Capital

 

Compartilo en tus redes. Gracias !