Rojo dijo que es cierto que me sentí cuestionado, pero siempre confié en mí

El lateral izquierdo platense Marcos Rojo, uno  de los puntos más altos del seleccionado argentino de fútbol en el  Mundial Brasil 2014, admitió que se habló “mucho” sobre su  inclusión en el plantel nacional, pero aseguró que siempre “confió”  en su juego y que hoy “disfruta” la Copa del Mundo.

“Es cierto que me sentí cuestionado, se dijeron muchas cosas,  pero siempre confié en mí. Sabía que con trabajo todo iba a salir  bien. Así que ahora estoy muy tranquilo y disfruto este Mundial”,  le confesó Rojo a Télam, que marcó el gol que le dio la victoria a  Argentina sobre Nigeria por 3-2, en el partido por la tercera y  última fecha del Grupo F.

“No lo tomo como una revancha, aunque creo que demostré que  merezco estar acá. Estoy muy contento con el Mundial que estoy  haciendo, pero todavía falta mucho y espero poder dar más”, agregó  el defensor de Sporting de Lisboa, de Portugal.

Rojo, de 24 años, marcó a los 5 minutos del segundo tiempo el  tanto que le dio los tres puntos y le aseguró el primer puesto al  equipo de Alejandro Sabella, tras vencer a Bosnia (2-1 en Río de  Janeiro), Irán (1-0 en Belo Horizonte) y Nigeria (3-2 en Porto  Alegre), que determinó que deba jugar el martes 1 de julio con  Suiza, por los octavos de final, en San Pablo.
"Había estado cerca de marcar en los partidos anteriores y  ayer por fin se me dio”, dijo entre risas el ex lateral de  Estudiantes de La Plata, equipo en el que debutó en 2008 y con el  que ganó el torneo Apertura 2010 y la Copa Libertadores 2009, de la  mano de Sabella, quien siempre lo bancó.

“(Alejandro) Sabella fue, es y será un técnico importante en  mi carrera. No es fácil dirigir en Argentina y dejar conformes a  todos”, apuntó.

Rojo hizo su estreno goleador con la camiseta del conjunto  nacional nada más y nada menos que en un Mundial y se convirtió en  el cuarto jugador platense en lograrlo, luego de Francisco Varallo  y Alejandro Scopelli en Uruguay 1930 y Martín Palermo en Sudáfrica  2010.

"Es increíble la alegría que tengo y lo que sentí cuando hice  el gol. Es inexplicable en palabras, es mi primer gol en la  selección, justo en un Mundial, y sirvió para quedarnos con los  tres puntos. Solo pensé en mi familia que siempre estuvo conmigo  tanto en los buenos como en los malos momentos", confesó emocionado  el ex lateral de Spartak de Moscú, de Rusia.

Sin embargo, Rojo es consciente de que Argentina debe mejorar  en el juego, pese a los buenos resultados, de cara al encuentro del  martes 1 de julio a las 13 ante Suiza en el Arena Corinthians de  San Pablo.

“El balance es positivo más desde lo matemático que desde lo  futbolístico. Encontramos más espacios contra Nigeria porque  salieron a jugar. Bosnia e Irán se metieron muy atrás. Igualmente  tenemos cosas para mejorar. Trabajar en estos días nos servirá para  llegar bien al partido de octavos”, opinó.

Rojo además consideró que hasta el cotejo contra Nigeria la  defensa “venía muy bien”, ya que le habían llegado poco y  convertido solo un gol, pero que el encuentro de ayer, donde les  anotaron dos veces, les generó sensaciones ambiguas.

“Veníamos muy bien, bastante parejo, nos habían hecho apenas  un gol en dos partidos. No nos cayó nada bien que Nigeria nos  convirtiera dos. Pero tenemos que ganar en solidez para darle  tranquilidad y confianza a los chicos que juegan arriba”, enfatizó.

Rojo también señaló que Suiza será un rival “muy duro” y  aclaró que para Argentina es lo “mismo” cualquier adversario porque  solo piensa en su “juego”.

Atrás quedaron una magistral rabona con Bosnia, un caño y un  cabezazo que no fue gol por poco frente a Irán y el gol ante  Nigeria. “Espero seguir así”, dijo entre risas.

Luego le dedicó unas palabras a Lionel Messi, el mejor  jugador del Mundo. “Es increíble, siempre aparece en los momentos  clave. Y por eso es lo que es. No podemos decir nada más que eso. Y  nos pone muy contentos que haya marcado en los tres partidos que  jugamos”, valoró.

Por último, Rojo, que juega su primera Copa del Mundo,  explicó por qué actuó ayer, pese a tener una amarilla y correr el  riesgo de recibir otra y perderse el cruce frente a Suiza, por los  octavos de final, en San Pablo.

“(Alejandro) Sabella me preguntó si quería jugar, lo  charlamos y decidimos correr el riesgo. En un momento me  condicionó, pero luego se me fue de la cabeza. Por suerte salió  todo bien”, sentenció Rojo, el defensor goleador, que pasó de las  críticas a los elogios, sin pausa, nada más y nada menos que en un  Mundial.

FG_AUTHORS: La Capital – Ovación

Compartilo en tus redes. Gracias !