Los argentinos, muchos sin entradas, copan y le dan brillo a Porto Alegre

En una mañana con humedad extrema, una marea de argentinos se dirigía  hacia las inmediaciones del estadio Beira Río, con vallados de  hasta 15 cuadras a la redonda y decenas de controles, a sabiendas que  la mayoría de los hinchas que llegaron del país vecino no tienen  entradas para el partido ante Nigeria.

Algunos argentinos ya aguardaban frente a las vallas más alejadas, otros confraternizaban con un grupo de hinchas nigerianos que  bajaron de dos micros para desayunar en uno de los enormes  parques que rodean este estadio remozado.

El estadio abrió antes de las 9 a la prensa y también a la mayoría de los trabajadores administrativos afectados al Mundial.

A los argentinos se los podía ver en todos lados, caminando al estadio, festejando en los parques mientras residentes de esta  tierra sureña hacían sus sesiones de footing, o algunos aferrados a  un “culote” de botella con fernet con cola como si así hubiera  permanecido desde la noche en uno de los boliches de la zona de Caixa  Baja.

Directamente, la zona del Parque de la Armonía, donde muchos argentinos pernoctaron a modo de camping, fue una especie de  embajada vestida con los colores celeste y blanco entre los motorhomes,  carpas y casas rodante de algunos de los casi 100 mil hinchas que  llegaron para alentar al seleccionado en este último partido de  fase de grupos. 

FG_AUTHORS: La Capital – Ovación

Spread the love