¡Vamos, Humanidad! El mundo cambia incluso hacia una buena dirección

Prohibición de las armas nucleares, nueva Constitución para Chile, no a las patentes farmacéuticas que no cumplan todos los procedimientos…

En los últimos días han sucedido muchas cosas buenas gracias a la tenacidad de los ciudadanos, pueblos e instituciones responsables de la «res publica ».

Por Riccardo Petrella desde Roma, Italia / PRESSENZA.COM

Con la firma de Honduras, después de Jamaica y Nauru el día 24 de octubre de 2020, el Tratado de las Naciones Unidas de prohibición de las Armas Nucleares alcanzó la ratificación de 50 Estados necesaria para su entrada en vigor en un plazo de 90 días. 75 años después de las masacres de Hiroshima y Nagasaghi, las armas nucleares están prohibidas. Producirlas, utilizarlas y comerciarlas es ilegal. Esta inversión de la historia, por el momento a nivel de principios y legislación internacional, considerada imposible, se debe a la enorme dedicación y tenacidad de cientos de miles de personas en todo el mundo durante tres cuartos de siglo y, más recientemente, a las 500 organizaciones que han llevado a cabo desde 2007 una incansable Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) y merecen todo el respeto y el más cálido agradecimiento por parte de la Humanidad, que gracias a la ratificación del Tratado crece en conciencia, identidad y capacidad de acción.

Veremos qué pasa en los próximos años. Es seguro que los estados nucleares intentarán boicotear el Tratado y actuar como si no existiera. Sin embargo, esto no será fácil. La humanidad se organizará, estará en alerta, creará comités de vigilancia, publicará informes anuales, pondrá en marcha los tribunales. El tratado está ahí. Tiene la fuerza de la ley. La fuerza de la ley parece pobre comparada con la ley de la fuerza, pero los anti-belicistas no se hacen ilusiones. Tarde o temprano, la fuerza de la ley gana.

Esto se confirma, cuarenta años después de la dictadura de Pinochet, en la victoria del pueblo chileno que el 25 de octubre, con un extraordinario 78,5% de los votantes en el referéndum nacional dijo sí a la redacción de una nueva Constitución. Durante años el pueblo chileno se ha rebelado, en las plazas, calles, fábricas, escuelas, hospitales. Hace un llamamiento al gobierno para que restablezca el estado de derecho y los derechos y libertades civiles y políticos, para que ponga fin a la injusticia social y para que participe en el gobierno colectivo del futuro del país. El pueblo chileno quiere acabar con una sociedad que favorece el enriquecimiento de unos pocos, destruyendo además los recursos y bienes comunes del país, por lo que los chilenos, los indígenas y los nuevos pueblos, quieren sentirse responsables en común y no en conflicto unos con otros.

Al igual que en Bolivia hace una semana, el pueblo chileno ha rechazado la imposición de la violencia y las oligarquías locales e internacionales. Un fuerte ejemplo. Es de esperar que los europeos no se limiten a mirar y decir «Buenos chilenos». El virus chileno es bienvenido en Europa. Nosotros también necesitamos un nuevo «Constituyente Europeo». El New Deal se perfila demasiado mal para ser considerado una renovación del proyecto de Europa.

Por último, gracias al estricto cumplimiento de las normas y procedimientos de interés público por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) , el organismo gubernamental estadounidense responsable de la seguridad alimentaria y sanitaria del país, la ley de la fuerza no ha superado la fuerza de la ley sobre la concesión de patentes. Como sabemos, las patentes sobre las vacunas anti-Covid-19, aún en desarrollo y validación, y sobre los medicamentos relacionados que ya están en uso, son objeto de importantes luchas entre las empresas farmacéuticas más poderosas, apoyadas por sus gobiernos. Todos ellos tratan de obtener medidas menos restrictivas y menos vinculantes con las autoridades médicas, especialmente en los Estados Unidos, en relación con la autorización de las vacunas. El Presidente Trump ha amenazado públicamente a la FDA con ir más allá de sus disposiciones porque ha intentado por todos los medios obtener medidas excepcionales en favor de las vacunas americanas, con la esperanza de poder anunciar la disponibilidad de una vacuna antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Pues bien, el 22 de octubre, la FDA decidió proceder a la autorización plena, tras la autorización de emergencia de hace seis meses, para un único medicamento (no una vacuna), el remdesivir, considerado eficaz para una rápida recuperación de la infección por virus coronarios si se encuentra en su fase inicial y es todavía débil. Nada más. Trump no podrá distorsionar el juego agitando una vacuna. Además, el 23 de octubre, una gran mayoría de los miembros del Consejo Asesor sobre Vacunas de la FDA, un órgano científico independiente, sostuvo que las normas vigentes no son lo suficientemente estrictas para garantizar la máxima seguridad y fiabilidad de las vacunas.

Aunque esta tercera «historia» puede parecer menos importante que sus predecesoras, ¿crees que si la FDA hubiera sido complaciente y hubiera permitido la liberación de vacunas «más livianas», más fácil y rápidamente, ello no hubiese tenido efectos en muchos campos? Las instituciones públicas ejecutivas con competencias básicas en materia de salud y derechos universales que resguardan la vida pueden y deben mantener la vara de la responsabilidad, de «res publica, el bien común, la ética y la justicia» alto, más alto que los poderes políticos.

Los tres «hechos» son un gran aliento de oxígeno puro: la humanidad respira. Depende de todos nosotros, los habitantes de la Tierra, evitar que sea contaminada por los depredadores de la vida.

Compartilo en tus redes. Gracias !