DEJARON LAS DUNAS CHILENAS CON UNA LARGADA ESPECIAL

La despedida de las dunas fue de una manera especial. La décima etapa del Dakar marcaba el final de estos terrenos arenosos -y siempre complicados-, al menos por el paso de esta edición 2010 por Chile (en Argentina les esperan las del Nihuil, en Mendoza). Y el inicio de este tramo (Copiapó-La Serena, pautado a 338 kilómetros de extensión, pero que se recortó a apenas 170 debido a la niebla) también tuvo su particularidad, ya que las motos largaron en grupo, un hecho que no se daba desde hacía siete años.

Cada piloto de moto que llegaba se ubicaba en su fila (había seis en total). En primer término salieron los diez mejores de la jornada anterior, mientras que luego se hacía en intervalos de cinco minutos y con 20 corredores en cada grupo, al mejor estilo de una largada de una carrera de motocross o de caballos.

A pesar de los cambios, igual se convirtió en una de las especiales más duras de la prueba, que le permitió a Marc Coma (KTM) demostrar una vez más todo su potencial para alzarse con su décimo éxito parcial en un Dakar. Lástima que el catalán resignó sus chances de victoria en la general (está 18º) tras la seguidilla de problemas acumulados (especialmente por las tres horas de sanción que recibió), lo que privó a todos de ver otro mano a mano con su clásico rival Cyril Despres (KTM), tal como el que protagonizaron hoy.

El francés logró llegar adelante en el primer control de paso por apenas cuatro segundos. Aunque el español tenía su as de espadas guardado y se tomó revancha en la línea de llegada, donde fue el mejor exactamente por la misma diferencia (así pasó a integrar el selecto club de 14 motociclistas que acumula al menos diez victorias de especial).

Sin embargo Despres no tiene mucho de qué preocuparse, ya que el es cómodo líder de la clasificación y estiró la ventaja con su escolta Pal-Anders Ullevalseter (KTM), que ya es de 1:21.50s. El vencedor de la etapa anterior, Francisco “Chaleco” López, tuvo problemas con su Aprilia 450 cm3 para seguirle el ritmo a las KTM de mayor cilindrada, por lo que el chileno culminó tercero (a 1:14s), el mismo lugar que ocupa en la general. El tucumano Rodolfo Bollero (KTM) nuevamente fue el mejor exponente argentino al terminar 35º y ser 34º en la general.

El gran recorte llegó entre los autos. La victoria le posibilitó a Nasser Al Attiyah (VW) descontar distancias (casi 6 minutos) con el líder de la general, su compañero Carlos Sainz. En el comienzo, el dominio lo imponía el experimentado Stéphane Peterhansel, aunque nuevamente penó con los inconvenientes en su BMW.

Camino abierto para un Nasser que lanzó con todo el ataque sobre otro de los hombres de los Touareg, demostrando que por ahora en VW no hay órdenes de equipo, salvo la encomendada al retrasado Giniel De Villiers para el mochilero de lujo de la escuadra alemana.

El madrileño fue víctima de una pinchadura y de un pequeño despiste de navegación, por lo que a pesar de ser segundo en el parcial, su ventaja en la general se achicó a 8:36s, y con un qatarí decidido a dar el gran golpe. Miller, Peterhansel y Chicherit completan el top five en el clasificador. El argentino Orly Terranova (Mitsubishi Racing Lancer) llegó 10º tras una serie de sobresaltos (debió correr con el suplemento de la butaca pinchado), aunque se mantiene 11º en la general con el Mitsubishi.

Entre los camiones, los Kamaz siguen arrasando. Aunque esta vez, Firdaus Kabirov fue el responsable de cortar la racha triunfal de Vladimir Chagin. El vigente campeón se impuso con una ventaja de 4:41s sobre el quíntuple ganador del Dakar y de más de 14 minutos sobre el francés Joseph Adua. En la general, Chagin adelanta a su compañero y rival por más de una hora.

Christophe Declerck (Polaris) también cortó por un día la racha de éxitos de los hermanos Patronelli (Yamaha) en la categoría de cuatriciclos. El francés aventajó por 1:33s a Alejandro y por 1:47s a Marcos, quien se mantiene con comodidad en la cima de la general, 2.23:07s delante de su hermano mayor, y con más de cuatro horas sobre el español González Coromidas (Yamaha), lo que le permite a los de Las Flores ir más que tranquilos rumbo a un histórico 1-2 que cada día que pasa está más cerca.

Mañana se disputará la última etapa en territorio chileno, en una especial que unirá La Serena con Santiago y que tendrá 238 kilómetros de competencia pura (586 sumando los enlaces).

Fuente: Diego Bascuñan, Corsa.

 

Spread the love