Bolsonaro está convirtiendo a Brasil en “el exterminador del futuro”

El actual gobierno brasileño está retirando competencias a los organismos de defensa de la naturaleza mientras apoya la ocupación de tierras en la Amazonia

Ocho ex ministros de medio ambiente de Brasil -de diferentes tendencias políticas- se han puesto de acuerdo para criticar abiertamente las políticas ambientales y la falta de protección de la Amazonia por parte del actual gobierno brasileño, presidido por Jair Bolsonaro. Los exministros ambientales difundieron un manifiesto conjunto el pasado miércoles 8 de mayo y presentaron su postura en un acto público celebrado en la Universidad de Sao Paulo.

“Estamos asistiendo a una serie de acciones sin precedentes, que vacían la capacidad de formulación e implementación de políticas públicas del Ministerio de Medio Ambiente”, reza el texto, que recuerda que en la últimas tres décadas, la sociedad brasileña fue capaz, a través de sucesivos gobiernos, de diseñar un plan para frenar los desafíos medioambientales.

Marina da Silva, exministra de Medio Ambiente entre 2003 y 2008, advirtió que “se está deconstruyendo más de 40 años de lucha y logros”.

José Sarney Filho, exministro de Medio Ambiente de Brasil durante la presidencia de Fernando Henrique Cardoso y Michel Temer, añadió que “estamos hablando de biodiversidad, vida, selva. El Amazonas tiene un papel fundamental en el control del cambio climático; es el aire acondicionado del mundo y el lugar que regula las lluvias para todo el continente”.

Los ex funcionarios criticaron la decisión del gobierno de despojar la autoridad del Ministerio de Medio Ambiente sobre los servicios de la silvicultura y la agencia de agua, y también dijeron que la falta de directivas claras para combatir el cambio climático está amenazando la capacidad de Brasil para cumplir con sus compromisos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

”Todo esto refuerza al final el sentido de impunidad, que es sinónimo de más deforestación y más violencia”, escribieron, argumentando que este desmantelamiento percibido era inconstitucional.

El actual ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, respondió punto por punto a la carta en una declaración y culpó a las fuerzas externas por lo que vio como una campaña contra el país, según destaca Reuters.

”Lo que está dañando la imagen de Brasil es la campaña de difamación permanente y bien organizada por parte de ONG y supuestos expertos, dentro y fuera de Brasil”, dijo la carta de Ricardo Salles, difundida a través de su cuenta en Twitter:

Entre las preocupaciones de los exministros figura el compromiso de Brasil con el Acuerdo de París sobre el Clima, la pérdida de la Agencia Nacional del Agua, la transferencia del Servicio Forestal Brasileño al Ministerio de Agricultura o la extinción de la secretaría del cambio climático, entre otros asuntos.

Como se recordará, Jair Bolsonaro criticó duramente a los grupos ambientalistas durante su campaña electoral y llegó a insinuar que retiraría a Brasil del Acuerdo de París sobre cmabio climático.

Los ex-ministros también criticaron que Bolsonaro transfiriese los poderes de la Fundación Nacional del Indio (Funai), encargada hasta entonces de la demarcación de las tierras indígenas, al Ministerio de Agricultura.

Además, denunciaron el discurso contra los órganos de control ambiental como el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA ) y el Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio). “Esto refuerza la sensación de impunidad, que es la clave para más desmantelamiento y más violencia”. JEC

LA VANGUARDIA

Spread the love