Apareci el qurum

Desde Santa Fe

La Asamblea Legislativa pintaba ayer para otro bochorno cuando el vice Jorge Henn la dio por fracasada por falta de quórum y firmas en los dictámenes. Hasta el presidente de la comisión de Acuerdos, Avelino Lago, le pidió que la postergara hasta el jueves. Pero cuando Henn salía del recinto, se topó con el presidente de la Cámara de Diputados, Luis Rubeo, quien le reprochó el apuro. Media hora después, aparecieron el quórum y los despachos firmados. Y así, se aprobaron los diez pliegos propuestos por el gobernador Antonio Bonfatti: la renovación del mandato hasta 2018 del director del Enress, Julio Blas (en la foto), a pesar del rechazo de los diputados del PJ (cuatro lo votaron en contra y 20 se abstuvieron) y la designación de nueve jueces, entre ellos los dos más controvertidos del fuero penal de Reconquista: Irineo Berzano (actual juez en Vera) que salió por sólo dos votos (24 a favor, 22 en contra y 16 abstenciones) y Gonzalo Basualdo que cosechó trece abstenciones del oficialismo y la oposición.

Lago sabía que la Asamblea iba a tener quórum. Sin embargo, antes de las tres de la tarde, cuando el recinto estaba medio vacío, le pidió a Henn que la pasara para la semana que viene. El vice la dio por fracasada. Pero al salir, se topó con otros legisladores que llegaban. “Si no tomaste asistencia, por qué diste por caída la sesión?”, le preguntó Rubeo. Al rato, Henn subió hasta la barra de periodistas, donde explicó que había levantado la sesión por falta de quórum. “Tampoco había despachos de comisión”. Y era cierto, varios legisladores firmaron los dictámenes antes del arranque del plenario. “Si hay voluntad de los senadores y diputados se puede sesionar”, dijo. Y así ocurrió.

El debate arrancó con el pliego de Berzano, el juez que instruyó un caso de corrupción de menores que involucró a una empleada judicial en Vera. Tenía un despacho a favor con cuatro firmas (Lago, Mario Lacava y los senadores Rubén Pirola y Ricardo Kaufmann) y otro en contra, también con cuatro (Leandro Busatto, Germán Kahlow, Alejandra Vucasovich y Griselda Tessio). Pero a pesar del rechazo de Tessio, sus colegas del Frente Progresista no la acompañaron en el voto en contra, sólo se abstuvieron.

El peronismo también dividió sus votos: los senadores a favor y los diputados en contra, excepto tres que suelen atender los llamados de la Casa Gris: Lago, Federico Reutemann y Marcelo Piccardi, que dieron vueltas los números. El ascenso de Berzano salió con 24 votos a favor, 22 en contra y 16 abstenciones.

El segundo entredicho se planteó con el penalista rosarino Gonzalo Basualdo, propuesto por Bonfatti como juez penal de Reconquista. El abogado renunció a un cargo en el gobierno de Hermes Binner, en marzo de 2010, cuando uno de sus defendidos y condenado por el homicidio del dirigente camionero Abel Beroiz, se escapó de la cárcel de Piñero. El pliego se aprobó por mayoría, pero trece legisladores se abstuvieron de votarlo: cinco del Frente Progresista (Joaquín Blanco, Susana García, Alicia Gutiérrez, Griselda Tessio y Verónica Benas), dos del partido 100% Santafesino (Kahlow y Darío Vega) y seis del Pro (Norberto Nicotra, Germán Mastrocola, Federico Angelini, Raúl Fernández, Demetrio Alvarez y Vucasovich).

En el cierre, la Asamblea renovó el mandato de Blas en el Enress, por mayoría, pero con el rechazo de los diputados del PJ: cuatro en contra (Gerardo Rico, Eduardo Toniolli, Héctor Acuña y Aliza Damiani) y 20 abstenciones, entre ellos Rubeo. “No vamos a acompañar a un director que no cumplió su tarea”, lo acusó Busatto. Acuña redobló el reproche: “Los aumentos de tarifas son una vergüenza”. Toniolli recordó que dos directores votaron en contra del aumento de tarifas, Alberto Muñoz y Juan Gianni, “y por eso están afuera del Enress”. Blas escuchó los reproches desde una de las barras. “No comparto algunas cosas”, dijo cuando bajaba por el ascensor.

FG_AUTHORS: Rosario/12

Spread the love