Sus vecinos de Ibarlucea claman Justicia por Fabián Cragnolino, atropellado por un joven que iba a alta velocidad

Unidos. Los allegados al hombre fallecido ya se habían concentrado en el edificio comunal de Ibarlucea. Foto Marcelo Bustamante.

Sus amigos se juntarán antes que se realice la imputación al conductor que lo embistió en San Martín y Garibaldi.

Media hora antes de que Gastón Abraham D. (21) conozca la imputación que pesará sobre él por chocar un utilitario y matar a Fabián Cragnolino el miércoles pasado, amigos, vecinos y familiares de este último se congregarán en el Centro de Justicia Penal con la única premisa de pedir que el caso no quede impune.

La imputación será, a las 9, mientras que la convocatoria se programó para las 8.30. El miércoles, a las 23.15, el joven de 21 años conducía su Ford Focus a toda marcha por la avenida San Martín en dirección al sur y al llegar a Gabiraldi chocó con un utilitario Renault Kangoo de la empresa Lime en el que iba al volante Fabián Cragnolino, de 45 años, quien murió en el acto.

La víctima, que estaba realizando la supervisión de los caminos de recolección de residuos en la zona sur de la ciudad, era padre de tres hijos (de 4, 7 y 10 años) y se desempeñaba, además, como tesorero de la comuna de Ibarlucea, donde su deceso causó una fuerte conmoción.

“Trato de mantener el equilibrio porque salen de adentro muchas cosas. Un tipo ejemplar. Me decían sus compañeros de Lime que si alguien de la empresa no tenía que morir era él”, detalló el jefe comunal de Ibarlucea, Jorge Massón, a La Capital.

Tras ello, el mandatario de la vecina localidad agregó: “Cumplía a rajatabla sus horarios y su actividad; y esto fue lo que lo llevó a ir despacio. No pudo ver esta «bala» que venía lanzada por San Martín. Esta persona que conducía el «arma» venía poniendo constantemente en riesgo la vida de los demás. No fue un accidente, se jugó con la vida. Tiene que haber una condena ejemplar”.

Gastón Abraham D. había publicado un video hace tres meses en su cuenta de Facebook donde hacía pruebas de velocidad en la misma zona del siniestro vial.

“Voy a 160, 180”, dice en un fragmento de la filmación que muestra cómo cruza bocacalles sin mirar y que se encuentra en poder de la Fiscalía.

También se viralizó un video del 31 de diciembre de 2017: en él, se ve al joven mostrándose junto a “la cupecita Ford Escort” (otro automóvil), y se pregunta: “¿Vamos a sacarla a pista?”, y sale a altísima velocidad por la desierta avenida San Martín. Luego de algunos segundos, el muchacho mira a la cámara y relata: “¡Uy, vamos a 160, a 180!”.