Agrotóxicos y leucemia: “No llores por mi Abuyaya”

“Yaya Norma, me duele la panza”, le decía Fernandito de 4 años a su abuela Norma Barberis. Le detectaron leucemia y por la zona (Venado Tuerto) sería a causa de los agrotóxicos. Falleció.

Argentina: pesticides and leukemia

There is a grandmother three years ago that suffers the loss of his grandson, without resigning. So his story "Because there are other children suffering from VenadoTuerto case in Rosario and in the Garrahan and I will not have the same end of mygrandson."

Agrotóxicos y leucemia: “No llores por mi Abuyaya”

Jueves 17 de noviembre de 2011
Escrito por Dra Graciela Cristina Gomez

Hay una abuela que hace tres años que sufre la pérdida de su nieto, sin resignarse. Por eso cuenta su historia “Porque hay otros niños enfermos de Venado Tuerto tratándose en Rosario y en el Garrahan y no quiero que tengan el mismo final de mi nieto”. 

Yaya Norma, me duele la panza”, le decía Fernandito de 4 años a su abuela Norma Barberis.
Norma le preguntaba por qué tenía tantos moretones y si se los hizo jugando, pero Fernando no sabía responder. Los signos de esos hematomas incluían fiebre, debilidad para los juegos y aspecto pálido.

A los 25 días de haber nacido el niño sufrió su primer bronco-espasmo y tuvo que ser internado. Desde ese momento esos cuadros se repitieron en numerosas oportunidades siendo tratados como alergia o asma. El diagnóstico siempre era el mismo para el Dr Fernando Villa en la Clínica de Neonatología de Venado Tuerto , donde era internado con frecuencia . La Clínica hasta el día de hoy le niega a la familia una copia de la historia clínica del niño, violando la Ley 26.529 de Salud Pública y derechos del paciente, lo cual es sancionado por la Ley Nacional Nº 17132 , siendo una obligación brindarla en el término de 48 hs, bajo apercibimiento de un recurso de habeas data.

En el año 2006 Fernando comienza a ser tratado en el Hospital Garrahan , donde siguieron tratándolo por casi un año,mientras los mismos episodios se repetían en 2007.
 
En febrero de 2008 es tratado en el Hospital Alejandro Gutiérrez de Venado Tuerto con Novalgina por un problema de anginas. Cinco veces en un día volvió su madre María Laura a llevarlo al Hospital, así  hasta el 12 de febrero con esa fiebre que no bajaba. ¿Otra vez acá? Le dijo la jefa de Pediatría con ternura,  ¿tu pecho de nuevo? Preguntó nuevamente  la Dra Silvina Blanco.Pero el color en la piel de Fernandito no era bueno y tampoco los análisis posteriores. Lo derivan urgente a Rosario, diagnóstico: Leucemia Linfoblástica Aguda.
 
El niño pasó la noche en el Hospital Provincial en una camilla, a la mañana siguiente lo derivan al Sanatorio de La Mujer. Allí la Dra. Fanny, oncóloga hoy retirada y la Dra Mara García, le diagnostican un 50% de probabilidad de vida.
“Nos preguntaban de dónde veníamos, cuando nombramos Venado Tuerto la jefa del equipo, la Dra. Monica Mattus, me dijo que había probabilidad de que sea consecuencia de los agrotóxicos”.

Quimioterapia, punciones, aféresis, y con cada punción bajaba la posibilidad de vida del niño hasta un 30%. Radiación no era posible por su anemia y su presión, mientras las posibilidades de vida llegaron al 15%.
La demora en autorización de los  tratamientos agrava la situación, siendo el cáncer la primera causa de muerte entre niños y adolescentes. En Colombia se registran unos dos mil casos nuevos cada año. Aunque los niños tienen mejores posibilidades de curación que los adultos, los diagnósticos en ellos se logran más tardíamente.

La oncóloga pediatra colombiana Dra. Martha Vizcaíno señala que entre los cánceres de mayor frecuencia en los menores de edad está la leucemia linfoide aguda, del cual hay un registro de unos 500 casos nuevos anualmente. Los estudios epidemiológicos en Colombia indican que hay una tendencia mayor de ocurrencia en las regiones donde hay un uso excesivo de agroquímicos, en el sector rural, y en el área urbana está asociado a los aspectos socioeconómicos.

Estudios internacionales que presenté en su momento por el caso deEstanislao Milesi de 5 años con leucemia, fumigado por una avioneta en Mercedes Bs. As. fueron entre otros los realizados en los Países Bajos que asociaron un aumento del riesgo de leucemia en los niños que estuvieron expuestos a los plaguicidas directamente o cuyos padres fueron expuestos en el trabajo. Esa Evaluación de Riesgos en Salud Poblacional de Universidad de Ottawa revela de forma categórica una asociación positiva entre la exposición a plaguicidas con la  leucemia durante el embarazo y la niñez, con las asociaciones más fuertes observadas para los insecticidas, que son absorbidos en forma dérmica o a través de la respiración.
 
Raúl Cano Castellanos, especialista en cáncer y presidente de la Asociación Mexicana para el Estudio de la Hematología (AMEH) al opinar sobre la denuncia pública de que la causa principal del padecimiento de la leucemia es por el uso de agroquímicos, señaló que la preocupación es mayor al saber que en México se registran anualmente de entre 25 mil y 30 mil pacientes con leucemia. Con relación a Tapachula resaltó que "no se tiene un registro exacto de los casos de leucemia (…) de acuerdo con las estadísticas, Tapachula ocupa el quinto lugar en casos con leucemia". 

El oncólogo Francisco Gutiérrez Delgado, miembro del Sistema Nacional de Investigación, por su parte expresó que :“Si hay relación directa entre exposición a agroquímicos y desarrollo de leucemias, en México lo intuimos porque no tenemos cifras o estudios que lo respalden”. Sin embargo se relacionan las leucemias y anemias aplásticas en un 70 u 80% de los casos con el antecedente del agroquímico. Los más altos índices de cáncer y leucemia se dan en Veracruz, Michoacán, Coahuila, Nuevo León y Chiapas, cuya principal actividad de la población es agrícola y ganadera. Unas 2.900 personas sufrieron intoxicación por plaguicidas y  acudieron al hospital en el país en 2001 según datos de la Secretaría de Salud. El  Oncólogo director del Centro de Estudios y Prevención del Cáncer en México, Gutiérrez Delgado,luego de hacer estudios también en Tapachula, concluyó que esta región en Chiapas, es primer lugar a nivel nacional en diversos tipos de cáncer, como las leucemias y linfomas”. Se calcula, según Gutiérrez Delgado, que en la República Mexicana hay un promedio de 110 mil casos de cáncer nuevos cada año, mientras que 70 mil mueren.

Fernandito Cáceres fue trasladado a terapia intensiva, lastimado por dentro, en prevención de infecciones.Lastimado por fuera por la huella del catéter, -“Le conté un cuento, dice la abuela Yaya, a las 22hs de un miércoles nos turnamos con su madre y me fui a descansar. A la mañana siguiente apenas levantó su manito al verme, por falta de cama no pudieron pasarlo de habitación y sobrevino un paro cardíaco. A las cero hora del 8 de junio de 2008 se nos fue”. Su certificado de defunción indica shock séptico, una afección grave que ocurre cuando una infección devastadora lleva a que se presente hipotensión arterial potencialmente mortal. Uno de los factores de riesgo para el shock séptico es justamente la Leucemia. 


Su corta vida la pasó entre los mimos de sus abuelos, la separación de sus padres y un hogar violento. Muchas veces durmiendo en las vías del ferrocarril Mitre actual  Nuevo Central Argentino (NCA), donde su padre alcohólico acostumbraba dormir su siesta.
Cientos de niños santafesinos padecen o ya fallecieron por esta enfermedad. Muchos padres lo ocultan, convencidos por los médicos, o se resisten a aceptarlo. Pero los porcentajes aumentan, triplicándose como en caso de Chaco.

Los organismos no tienen estadísticas porque ningún médico realiza el seguimiento adecuado. El cáncer “blanco” se acepta, no se investiga, mientraslas principales víctimas los niños, son doblente víctimas : por la desidia del Estado y la incredulidad de  algunos padres que lejos de dar un beneficio a la duda, prefieren los beneficios del poder como sucedió en Villada.
La leucemia aguda se desarrolla rápidamente y es la más común en los niños en los que el 98% de las leucemias son agudas y abarca el 25 por ciento de todos los cánceres en niños menores de 15 años. Afecta a los niños entre los 3 y los 5 años de edad pero también se presenta en los adolescentes y, con menos frecuencia, en los adultos.
La leucemia no es contagiosa y no tiene un patrón aparente hereditario. Parece no haber forma de prevenirla fuera de tratar de evitar exponerse a radiaciones innecesarias y productos químicos peligrosos.

Pero eso es imposible en un Venado de “tuertos” en los barrios, en la municipalidad, en las 4×4  y en el hospital. Allí se fumiga a 50 metros de las casas porque la ordenanza N° 3049/03 no se cumplió nunca.Allí donde Asuntos Rurales, de Rosales tiene solo espinas, el psicólogo analiza a su gabinete tuerto, respetando a rajatabla el hábito del fumi-gate.

 Abundar en detalles aclarando a los médicos algo que saben perfectamente diagnosticar pero que esconden, es perder el tiempo. El nerviosismo ante la palabra agrotóxico en cada entrevista realizada a Norma en la TV local es tan evidente como escandalosa, máxime viniendo de expresiones vertidas por el Dr Pedro Bustos, Subsecretario de Salud de la Municipalidad de Venado Tuerto, queriendo tapar el sol con un dedo.
Tuertos y cómplices en algún momento también serán víctimas, o sus hijos, de eso que tanto niegan porque aún no les toca.-

VER VIDEO AQUÍ : ENTREVISTA TV A ABUELA NORMA
 


Fuente: Familia Barberis-Velazquez,Venado Tuerto Sta Fe

 
Publicado y enviado por  ECOS DE ROMANG 
 
Spread the love